Fuego incontrolable arrasa con 2 millones de hectáreas

Cargando...

Varias semanas son las que han pasado combatiendo los incendios en Bolivia, en el Amazona y zonas aledañas; y los incendios  cada día están  fuera de control. Se vuelven imparables.

Los esfuerzos de los aviones cisterna otorgados por la comunidad internacional, la acción del gobierno y los miles de efectivos y voluntarios desplazados a la zona crítica no han sido suficientes para aplacar los fuegos.

Los incendios que comenzaron en mayo y se intensificaron el agosto, al igual que en la región amazónica de la vecina Brasil, y en Bolivia ya han arrasado  con dos millones de hectáreas de bosques; todo a su paso muere:la flora, la fauna y lo que es vida a su paso. 

Cargando...

“Ya vamos más de 2 millones de hectáreas quemadas en el departamento de Santa Cruz, ya vamos casi un mes (con el problema) y aún no se declara desastre nacional al país”. Así informó este martes Cinthia Asín la secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación de Santa Cruz, el departamento más afectado.

Según datos del INPE (siglas en portugués del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil),ya son más de 74.000 incendios registrados desde enero; Brasil muestra un aumento de incendios forestales de un  83% entre enero y agosto comparado con el mismo periodo del año pasado.

Cargando...

Se trata del número de incendios más elevado desde que comenzaron a tomarse registros en 2013.

El Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonía, conocido por sus siglas, IPAM junto a la Universidad Federal de Acre, en Brasil, llegaron a la conclusión en una investigación exhaustiva que el número de incendios en la Amazonía está directamente relacionado a la deforestación: las diez municipalidades de la región con más advertencias de deforestación son las que más sufrieron incendios en el año.

Por otro lado el climatólogo Carlos Nobre, y que soporta esta teoría de los incendios “provocados”; quienes quieren despejar un espacio de bosque primero le quitan los árboles y, después de unos meses, lo incendian. “La dinámica es la siguiente: despejan el bosque, esperan unos meses a que se seque y luego le prenden fuego. Si tratas de hacerlo al día siguiente no se quema, porque la vegetación está húmeda”, dice.

Cargando...

“Hace falta esperar un par de meses, y luego prende fuego. Y siempre, cada año, agosto y septiembre son los meses con el mayor número de incendios”, dice el investigador, quien hizo su doctorado en el MIT, en Estados Unidos.  Asimismo, el cambio climático contribuye al problema. Sin bien no es la causa, ha hecho que la selva se vuelva más vulnerable a las llamas.

Reflexión:

El ser humano es el único culpable de la degradación y el mal uso de los recursos naturales que Dios mismo nos regaló. De todo ello daremos cuenta, y  a la vez nos vemos vulnerables  cada día, solo nos toca esperar las consecuencias de los actos indiscriminados que cometemos en contra de nuestro habitad. Esperamos un milagro de Dios para que cese esta barbarie en contra de las áreas que aún no han sido tocadas por las llamas.

Cargando...

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *